Diabetes Tipo 1: causas, síntomas y tratamientos (Diabetes ABC)

La diabetes tipo 1 o DMT1 (Diabetes mellitus tipo 1), como es denominada por los especialistas, es el diagnóstico de pacientes cuyo páncreas no puede producir cantidades suficientes de insulina y en algunos casos, no pueden producir ninguna cantidad.

Braden G. Barnett, MD

2021 Apr 16

14 min leer

La diabetes tipo 1 o DMT1 (Diabetes mellitus tipo 1), como es denominada por los especialistas, es el diagnóstico de pacientes cuyo páncreas no puede producir cantidades suficientes de insulina y en algunos casos, no pueden producir ninguna cantidad.

La diabetes mellitus tipo 1 no tiene cura. Aunque se han desarrollado gran cantidad de estudios, es impreciso establecer una causa primaria y generalizada de esta enfermedad crónica. Sin embargo, algunas circunstancias que se abordarán más adelante, se han identificado como condicionantes.

A los pacientes con diagnóstico clínico de DMT1 también se les denominaba como insulinodependientes en el pasado. Pero en la actualidad existen pacientes con diabetes mellitus tipo 2 o DMT2 que terminan siendo también insulinodependientes. Por ello este término clínico ya no aplica exclusivamente para ninguno de los dos grupos, ya que ambos pueden tener como consecuencia la incapacidad parcial o total para producir insulina naturalmente así como de generar una resistencia a esta hormona.

La vida de estos pacientes depende de fuentes externas de esta sustancia que ya se ha popularizado en el mundo y de la cual se pueden disponer diferentes formas de dosificación, según sean las condiciones del individuo.

Qué dicen los estudios sobre esto:

Según la Sociedad Americana de Diabetes, sólo un 5% de las personas con diabetes padece de este tipo de diabetes en específico. Por otra parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), establece que a este tipo de diabetes se le conoce también como diabetes juvenil, debido a que está asociada a diagnósticos en edades muy tempranas, cuando la enfermedad hace su “debut”.

Los momentos en los que suelen manifestar síntomas que permiten el diagnóstico es entre dos rangos de edades, pues la mayoría de los pacientes con DMT1 descubren su condición entre los 4 y 7 años, o en la preadolescencia entre los 10 y 14 años. Algunos estudios indican que hay registros de DMT1 también después de los 30 años, sin embargo son menores en proporción a la edad promedio de “debut” de la enfermedad.

Causas de la diabetes tipo 1:

Según el CDC, las causas de la diabetes tipo 1 se producen por la incapacidad del cuerpo de producir insulina en los pacientes con DMT1, esto se debe principalmente a una respuesta autoinmune. Una forma en la que el sistema inmunitario ataca a sus propias células por error, y destruye específicamente las células encargadas de producir insulina, denominadas células beta.

Este proceso suele suceder de forma silenciosa y el cuerpo puede no producir síntomas o producir algunos poco perceptibles.

Este fenómeno no tiene una causa concluyente por la comunidad científica, aunque las escuelas convergen en dos vertientes:

  1. Debido a factores genéticos o hereditarios.
  2. Debido a una exposición ambiental.

Factores de riesgo: 

Debido a la evidencia de registros de casos con diferentes condicionantes para la enfermedad, se han determinado los siguientes factores de riesgo de padecer diabetes tipo 1:

Factores de riesgo familiares

Como antecedentes familiares primarios. Es decir, padres o hermanos que hayan sido diagnosticados con DMT1. Esto puede implicar una probabilidad mayor a presentar también la enfermedad.

Factores de riesgo por genética

La Asociación Americana de Diabetes ha establecido una relación comparativa entre las personas de raza blanca con respecto a los demás grupos, revelando que las personas blancas tienen la tasa más alta de DTM1.

Factores de riesgo por el ambiente

Por otra parte, también existe una tendencia a relacionarse con factores climáticos. En este sentido también la Asociación Americana de Diabetes considera que existe más frecuencia de que se presente esta enfermedad en climas fríos o en el invierno en comparación con el verano.

Otros factores desencadenantes

Algunos estudios señalan que la dieta en edades tempranas puede influir también, ya que este tipo de diabetes se presenta de forma menos frecuente en personas que recibieron lactancia materna y cuya dieta sólida fue correctamente postergada. Otros registros establecen que ciertos virus pueden desencadenar respuestas autoinmunes en algunos pacientes en específico.

En qué se diferencia la diabetes tipo 1 de la diabetes tipo 2:

Principalmente sus diferencias yacen en el origen del diagnóstico. Es decir, un paciente de diabetes mellitus tipo 1 en ninguna circunstancia tiene el poder de prevenir la enfermedad. Por otra parte, el paciente de diabetes mellitus tipo 2 reúne una serie de características que pueden ser reversibles y en los mejores casos la diabetes tipo 2 logra entrar en fase de remisión. Estas son algunas de las diferencias sustanciales entre ambos tipos de diabetes:

  • El diagnóstico de DMT1 suele presentarse en edades tempranas. En el caso de la diabetes mellitus tipo 2 o DMT2, esto ocurre a medida que el individuo se hace más adulto.
  • Los pacientes de diabetes tipo 1 no presentan condiciones asociadas al sobrepeso, a diferencia de los pacientes de diabetes tipo 2 que en su mayoría se asocia con sus hábitos alimenticios y un estilo de vida sedentaria.
  • Para la diabetes tipo 1 no existe cura, los pacientes deben recibir de forma permanente dosis de insulina. En la diabetes tipo 2 el tratamiento exitoso asociado a la alimentación, el ejercicio y un estilo de vida saludable lleva a la remisión de la enfermedad.

Síntomas:

Esta enfermedad crónica  se caracteriza por presentar síntomas que pueden pasar desapercibidos o que no se manifiestan hasta que los niveles de glucosa son muy altos (entre 300 mg/dL a 500 mg/dL). En pocas palabras, la cetoacidosis es común en individuos con DMT1 en el debut. Aunque existe un tiempo entre la aparición de los síntomas y el ingreso a emergencias de cada paciente, la mayor debilidad es la falta de información y percepción de estos signos de precaución, donde son por lo general comunes las tres P de la diabetes (Polidipsia, Polifagia y Poliuria), acompañadas por otros trastornos. Veamos: 

  • Los pacientes comienzan a desarrollar mucha sed, mejor conocida por los especialistas como polidipsia, una sensación constante de boca seca. Beben mucho líquido.
  • Por otra parte también experimentan hambre excesiva, necesidad insaciable de comer, es decir, polifagia.
  • Estos síntomas vienen acompañados de poliuria, un aumento de la micción, necesidad de orinar. Incluso producen gran cantidad de orina.

Otros síntomas son:

  • Pérdida de peso, aún cuando el paciente presenta polifagia.
  • Sensación de cansancio excesivo, fatiga.
  • Algunos episodios de visión borrosa, dificultad para enfocar su mirada.
  • Sensación de hormigueo, o que manos o pies específicamente se entumecen.

Síntomas en niños:

Los padres que han detectado en sus hijos algunos de los síntomas antes mencionados deben acudir con un pediatra especialista en endocrinología cuanto antes, para comunicar los síntomas y valorar la importancia de ordenar los análisis clínicos correspondientes. Sin embargo, se entiende que algunos síntomas también pueden pasar desapercibidos en los infantes. Por otra parte, si el niño presenta alguno de estos síntomas, debes acudir a urgencias cuanto antes:

Take a quiz
Discover what Klinio app can do for you
Healthy diabetes meal plan crafted just for YOU
Personalized workouts with no equipment needed
Track your progress with smart tracking tools
Take quiz
  • Aliento con olor a frutas o manzana descompuesta.
  • Letargo, adormecimiento.
  • Vómito.
  • Convulsiones.

Síntomas de la diabetes tipo 1:

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden pasar desapercibidos o puede suceder que no se manifiesten hasta que los niveles de glucosa son muy altos (entre 300 mg/dL a 500 mg/dL). En pocas palabras, la cetoacidosis es común en individuos con DMT1 en el debut. Aunque existe un tiempo entre la aparición de los síntomas y el ingreso a emergencias de cada paciente, la mayor debilidad es la falta de información y percepción de estos signos de precaución, donde son por lo general comunes las tres P de la diabetes (Polidipsia, Polifagia y Poliuria), acompañadas por otros trastornos. Veamos: 

  • Los pacientes comienzan a desarrollar mucha sed, mejor conocida por los especialistas como polidipsia, una sensación constante de boca seca. Beben mucho líquido.
  • Por otra parte también experimentan hambre excesiva, necesidad insaciable de comer, es decir, polifagia.
  • Estos síntomas vienen acompañados de poliuria, un aumento de la micción, necesidad de orinar. Incluso producen gran cantidad de orina.

Otros síntomas son:

  • Pérdida de peso, aún cuando el paciente presenta polifagia.
  • Sensación de cansancio excesivo, fatiga.
  • Algunos episodios de visión borrosa, dificultad para enfocar su mirada.
  • Sensación de hormigueo, o que manos o pies específicamente se entumecen.

Síntomas en niños:

Los padres que han detectado en sus hijos algunos de los síntomas antes mencionados deben acudir con un pediatra especialista en endocrinología cuanto antes, para comunicar los síntomas y valorar la importancia de ordenar los análisis clínicos correspondientes. Sin embargo, se entiende que algunos síntomas también pueden pasar desapercibidos en los infantes. Por otra parte, si el niño presenta alguno de estos síntomas, debes acudir a urgencias cuanto antes:

  • Aliento con olor a frutas o manzana descompuesta.
  • Letargo, adormecimiento.
  • Vómito.
  • Convulsiones.

¿Qué es la cetoacidosis diabética?

Un estudio realizado por la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica reveló que un gran porcentaje de pacientes asiste al centro hospitalario por emergencia y esta circunstancia es la que revela la enfermedad al niño y su familia. En total, un 54,3% de los niños debutaron con cetoacidosis, y uno de cada 6 casos fue grave. Esto concluye de forma alarmante las circunstancias en las que suele manifestarse por primera vez la enfermedad.

Ahora bien, los pacientes con diabetes tipo 1 llegan al centro médico con niveles muy altos de glucosa en la sangre. Estos valores altamente peligrosos conllevan a la cetoacidosis, cuyo nombre proviene de las cetonas, ácidos que empiezan a invadir el torrente sanguíneo en un intento desesperado del cuerpo por descomponer grasas para extraer energía ante la ausencia de insulina para hacerlo a través de la glucosa. La cetoacidosis diabética sin atención oportuna puede provocar la muerte.

La cetoacidosis diabética en niños menores de 6 años de edad es la forma más frecuente en la que se presenta la enfermedad. Además aquellos que presenten un estatus socioeconómico desfavorable probablemente estén más expuestos a episodios y debut de cetoacidosis diabética. Un niño con un episodio de cetoacidosis diabética necesita atención inmediata, hospitalización, administración de insulina e hidratación, de lo contrario su vida estará en riesgo inminente.

Tratamiento de la diabetes tipo 1:

Proveer una calidad de vida plena es el objetivo principal del tratamiento en los pacientes con DMT1, puesto que este tipo de diabetes suele ser muy volátil en cuanto a valores glucémicos, actividad física, alimentación, control de azúcar en la sangre y finalmente en el amplio radio de complicaciones subsecuentes a los picos de glucosa en sangre. Los episodios de hiperglucemia (y también de hipoglucemia) en estos pacientes se presentan con valores muy elevados, causando daños degenerativos en los órganos y sentidos, como el corazón, los riñones, el hígado, el sistema digestivo, los ojos y el sistema nervioso.

Estos pacientes tienen el reto de adaptarse a una vida cotidiana con una condición que si se llegase a salir del tratamiento su vida estaría en riesgo, por ello es importante saber en qué casos sirve inyectar la insulina para tratar la diabetes, ya sea por tratamiento o emergencias de episodios hiperglucémicos.

La familia del paciente y personas cercanas también juegan un rol fundamental, y por lo general un equipo médico esencial para el individuo con DMT1 consta de un especialista en endocrinología, un nutriólogo, soporte psicológico, y por supuesto el apoyo de todos su seres queridos, además que estén bien informados sobre las acciones a tomar ante cualquier emergencia.

La hipoglucemia también suele presentarse en los pacientes con diabetes. Si bien la enfermedad se refiere a un nivel elevado de azúcar en la sangre, la hipoglucemia suele presentarse como consecuencia de ayunos muy largos, dosis muy altas de insulina, descontrol de ingesta calórica en coherencia con la actividad física, excesiva actividad física sin consultar al médico tratante o al especialista endocrino de confianza, y por último cuando el individuo incurre en ingesta de alcohol.

Complicaciones

El tratamiento será muy específico en cada paciente, sin embargo la alimentación correcta, la ingesta calórica, la actividad física y el cumplimiento de todos los parámetros recomendados implican un compromiso de parte del paciente. Cuando la persona no sigue correctamente el tratamiento como un todo, más allá de las dosis adecuadas de insulina, su calidad de vida se ve afectada progresivamente. Los picos en los niveles de azúcar en sangre y episodios de cetoacidosis generan una serie de complicaciones discapacitantes o letales como: 

Complicaciones en el sistema circulatorio:

Las complicaciones a causa de la diabetes tipo 1 en el sistema circulatorio comprende desde lesiones en el amplio sistema de arterias, como obstrucciones generalizadas, es decir, aterosclerosis, lo que conlleva otros riesgos como dolor en el pecho o angina de pecho, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares ACV.

Complicaciones en el sistema nervioso:

Estas complicaciones son las más frecuentes en los pacientes de diabetes tipo 1 y tipo 2. Debido a los altos niveles de azúcar en sangre trae consigo consecuencias que de no tener un tratamiento oportuno pueden terminar en diagnostico de pie diabético y algunas veces en amputaciones.

Todo inicia con el daño a las paredes de los vasos capilares, cuya función principal es llevar nutrientes y oxígeno. En el caso de los capilares musculares se encuentran en el tejido muscular y en el tejido nerviosos. Cuando el paciente comienza a perder sensibilidad en las extremidades como los dedos de los pies, esto puede avanzar hasta las piernas, manos y brazos, En pacientes con síntomas crónicos se puede presentar gangrena y en consecuencia amputar la extremidad que ha quedado aislada del sistema nervioso y circulatorio. Esta complicación es mejor conocida como neuropatía diabética, sin embargo es tratable, con una guía de ejercicios para neuropatía diabética y una buena disciplina alimenticia, farmacológica y de control integral de glucosa en sangre algunas veces los síntomas disminuyen.

Complicaciones renales:

Esta complicación es mejor conocida como nefropatía diabética. Consiste en un daño progresivo en los vasos de los riñones, órganos encargados de filtrar las impurezas y excesos de líquido del cuerpo. Este delicado sistema de filtración puede verse dañado de forma permanente y conducir al paciente a diálisis o hasta requerir un trasplante. Esta complicación es un signo crónico de la enfermedad y pone en riesgo la vida del paciente.

Otras complicaciones:

La diabetes afecta el cuerpo humano como un todo. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden afectar los sentidos, la sensación de frío o calor cuando se presenta la neuropatía diabética, los órganos, los ojos, cuando se presenta la retinopatía diabética, un daño en los vasos sanguíneos de la retina que puede terminar en pérdida parcial a total de la visión.

Otros trastornos vienen con el bajo control de la enfermedad. Padecer de infecciones cutáneas, cicatrización lenta, infecciones bucales relacionadas a las encías y a la lengua seca. En el embarazo las complicaciones pueden derivar en pérdidas del bebé, preeclampsia, muerte fetal, o algún episodio de cetoacidosis diabética que ponga en riesgo la vida de ambos.

Prevención:

Aunque la comunidad científica se ha dedicado a buscar cada vez mejores formas de tratar la diabetes mellitus tipo 1, no se ha identificado un método para prevenirla. Los tratamientos se enfocan en prolongar la calidad de vida del paciente con DMT1, evitar las complicaciones propias de la enfermedad con un buen cuidado de los niveles de azúcar en sangre con todos los recursos para una detección temprana, una dieta para diabéticos y una guía detallada de cómo mantener los niveles normales de azúcar en sangre.

Escrito por

Braden G. Barnett, MD

El Dr. Barnett es endocrinólogo y se especializa en el tratamiento de personas con diabetes. Barnett tiene su sede en Los Ángeles, donde se graduó de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

¡Responde un cuestionario y obtén tu plan de control de la diabetes hoy!

Download Klinio app!

Find out what works best for you with this 60-sec expert-approved quiz and get your Klinio app.

Or
SCAN QR CODE